Melodía de piano en la calle Serrano Sanz (Fragmento)

La melodía penetra a través de la ventana abierta. Una emoción cristalina se trenza entre las notas. No conozco la obra y no me importa no conocerla. Hace poco tiempo que nos hemos mudado a este nuevo piso de alquiler en la calle Serrano Sanz. No sabía que tuviera vecinos aficionados a la música, es un añadido agradable.  Dejo el libro que estoy leyendo, cierro los ojos y me dejo envolver por el sonido. Solo la música en vivo posee ese timbre, la buena música interpretada por alguien que sabe lo que hace, por alguien que ama lo que hace. Abro la ventana un poco más. Trato de encontrar a quien me ofrece ese regalo. No logro localizarlo entre el collage  de ventanas que puntean las fachadas adyacentes a la mía. Sé que viene de enfrente, nada más, origen incierto que me recome un poco por dentro.  El resto de mis consideraciones son apenas fantasmales querencias, perturbadoras hipótesis. Solo cuenta la música…

 

——————————————————————————————————

Este relato es una revisión de uno publicado hace muchos años en una revista de internet llamada Axxon; se titulaba “Pianista”.
A veces los escritores canibalizamos nuestra propia obra. En este caso lo tenía claro, muy claro: el espíritu de la historia casaba perfectamente con lo que se quiere transmitir en este blog de notas.

Anuncios